Estudio de caso 1:
Prueba EFVM® frente a la prueba de inundación

En un proyecto llevado a cabo en un hospital de Cincinnati, Ohio, se empleó el método de prueba EFVM® para verificar la estanqueidad final de una membrana de caucho de aplicación en caliente, de aproximadamente unos 2323 m² (25 000 pies cuadrados).

Debido al espacio ocupado debajo del hospital y al complejo sistema de adoquines en la parte superior, era primordial garantizar la estanqueidad total. El consultor del proyecto solicitó que se realizaran pruebas de inundación y una prueba EFVM® antes de colocar la cubierta.

Una vez realizada la impermeabilización, se realizó una prueba de inundación de 48 horas y el área se declaró hermética. Después de la prueba de inundación realizada en marzo de 2011, se llamó a ILD® para que llevara a cabo la prueba EFVM®. Esta prueba permitió detectar más de 50 fisuras dentro de la membrana, ocasionadas principalmente por daño mecánico. A diferencia de la prueba de inundación, que sólo muestra la capacidad de la membrana de retener agua, la prueba EFVM® es una prueba de alta precisión que confirma la estanqueidad o, en este caso, detecta posibles fugas activas.

La prueba EFVM® detecta la ubicación exacta de las pérdidas, lo que facilita y agiliza las reparaciones, sin que sea necesario requerir al contratista otras inspecciones. Según el procedimiento habitual de ILD®, se presentó un informe al contratista del techo que detallaba todas las ubicaciones de las fisuras y un plano de referencia. Una vez realizadas y reexaminadas todas las reparaciones, se colocó la cubierta y se finalizó la obra del patio.

El cable Vector-9 de ILD® se dejó colocado para futuras pruebas, en caso de producirse algún daño luego del vencimiento del plazo de garantía de estanqueidad. La misma prueba de alta precisión se puede realizar entre los adoquines y la diversa vegetación en el futuro.